LECTURA DE REGISTROS AKÁSHICOS

¿En qué consiste una lectura de registros?


Mediante un proceso específico (no existe sólo una forma o medio), se puede contactar con los registros para poder “bajar” información que la persona desee saber.

A través de una lectura, se abre un espacio de conversación, en donde el lector de registros comienza a recibir respuestas acerca de las preguntas que trae el consultante. El lector puede recibir de diversas formas el mensaje, siendo él o ella su propia herramienta. La conciencia se expande y se es capaz de percibir y recibir los mensajes solicitados, a veces mediante sonidos, palabras, en otras ocasiones imágenes, sensaciones corporales, etc.

No se trata de clarividencia, ni espiritismo, sino más bien de poder contactar con la fuente de energía de la cual también somos parte, y por ser seres divinos, tenemos el derecho y posibilidad de conocer y experimentar este tipo de vibración. Donde se percibe uno en un estado amplificado de percepción y conciencia, vivenciando una energía compasiva y sanadora en sí misma.

¿Cuántas preguntas se puede hacer?
Se sugiere que sean 7 preguntas.


¿Cada cuanto puedo realizarme otra lectura de mis Registros Akáshicos?
No existe un criterio común o regla aplicable para todos, muchas personas no necesitan más que una lectura de Registros Akáshicos.
La sugerencia es que pasen al menos dos meses entre una lectura y la siguiente, aún cuando puede haber excepciones.