Mediante un proceso específico (no existe sólo una forma o medio), se puede contactar con los registros para poder “bajar” información que la persona desee saber.

A través de una lectura, se abre un espacio de conversación, en donde el lector de registros comienza a recibir respuestas acerca de las preguntas que trae el consultante. El lector puede recibir de diversas formas el mensaje, siendo él o ella su propia herramienta. La conciencia se expande y se es capaz de percibir y recibir los mensajes solicitados, a veces mediante sonidos, palabras, en otras ocasiones imágenes, sensaciones corporales, etc.

No se trata de clarividencia, ni espiritismo, sino más bien de poder contactar con la fuente de energía de la cual también somos parte, y por ser seres divinos, tenemos el derecho y posibilidad de conocer y experimentar este tipo de vibración. Donde se percibe uno en un estado amplificado de percepción y conciencia, vivenciando una energía compasiva y sanadora en sí misma.

¿Cuántas preguntas se puede hacer?

Se sugiere que sean 7 preguntas.

¿Cada cuánto puedo realizarme otra lectura de mis Registros Akáshicos?

No existe una regla común para todos. El registro honra lo similar en cada uno, pero también lo distinto, lo único. Si se siente un deseo de solicitar una lectura, ese es el criterio. Algunas personas necesitan 1 lectura en su vida y quizás no pidan más. Otras personas solicitan varias, otras muchas. Los registros van más allá del concepto lineal del tiempo que tenemos como seres humanos. Los registros están deseosos de ayudar a las personas, pero son tan sabios que esperan que estas realicen pedidos, no interfieren en procesos o en nuestro libre albedrío, respetan, porque aman profundamente y en este esperar, reflejo es de sabiduría.

Es importante sin embargo, considerar que los registros entregan información, pero es desde la autoresponsabilidad de la persona (cliente que consulta) el hacer los cambios sugeridos por el registro o no hacerlos. Esto por lo general requiere tiempo en la persona. Dado que estamos en un PLANO FISICO O “MATERIAL”, los cambios se hacen desde el libre albedrío, y más específicamente el elegir tener otras creencias y así desplegar otras ACCIONES, que finalmente nos entregan más armonía, paz y alegría. Si hacemos caso a los registros, esto tan sólo trae beneficios a largo plazo y ! en todas las áreas de nuestras vidas!. Por momentos puede ser incómodo para la persona, pero finalmente los cambios son para mejor y el optimismo comienza a aparecer como una realidad muy potente en la vida. Fé, optimismo y otras cualidades que se pueden experimentar, tanto el lector de registros, como el consultante. Las cualidades espirituales que sean necesarias para el proceso de cada quien.